Seleccione un país
País
Seleccione una categoría
Altimetrías
Rutas
Hoteles
Alquiler
Avituallamientos
Tiendas
Entrenadores
Salud
Stop & Go

CONSEJOS PARA IR A TRABAJAR EN BICICLETA

VIE · 4 ENE. 2019

El uso de la bicicleta como medio de transporte para ir a trabajar tiene una clara tendencia al alza en España. Algo habitual en países como Holanda, Dinamarca o Reino Unido, empieza a coger fuerza en nuestra tierra, con un clima mucho más adecuado para tener presente la bici como opción para ir del hogar al trabajo.

¿Eres principiante en el uso de la bicicleta? Aquí tienes algunos consejos si quieres empezar a utilizarla como medio de transporte:

Consejos para valorar qué bicicleta debes comprar

Hay muchas opciones diferentes de bicicleta que te podrían servir para ir a trabajar, pero debes considerar varios aspectos a la hora de decidirte por una:

* Presupuesto: deberás considerar otros factores, pero el presupuesto con el que cuentes marcará sin duda qué tipo de bicicletas te podrías permitir.

* Uso: ¿Qué uso le vas a dar a tu nueva bicicleta? ¿Solo para ir al trabajo, también para ocio, un uso más deportivo? Eso también condicionará tu decisión final.

* Distancia al trabajo: otro de los factores fundamentales para tu elección.

* Tipo de camino hacia el trabajo: ¿pasarás por caminos de tierra, por grandes cuestas, o por tranquilos carriles bici llanos? El tipo de ruta que haya entre tu casa y tu trabajo también será un punto de decisión para elegir tu futura bici.

* Experiencia y preparación física: ¿estás acostumbrado a utilizar la bicicleta aunque no sea para ir a trabajar? ¿Tienes una buena preparación física? Todo ello influirá para elegir una bici con asistencia eléctrica, o de un determinado tipo.

Tipos de bicicletas para ir a trabajar

* Urbana: el tipo de bicicleta más tradicional. Suelen contar con un cuadro bajo para poder subir y bajar con facilidad. También con un manillar a una altura que nos permita, con la espalda erguida, que nuestras manos lleguen de manera sencilla para alcanzarlo. Los elementos como guardabarros, cubrecadenas, así como cestas o soporte trasero para equipaje, son característicos en estas bicis. Tienen un número bastante limitado de marchas.

* BTC - Mixtas: las bicicletas híbridas, todo camino o mixtas, están en un punto intermedio entre la comodidad y la deportividad. Con un cuadro ya más elevado, también la altura del manillar suele ser inferior a las urbanas, para una mejor aerodinámica. Suele permitir una mayor variedad de anchos de cubiertas, dependiendo de las necesidades. Una bicicleta perfecta para trayectos cortos por ciudad o para desplazamientos más largos por caminos o para practicar cicloturismo. Algunas ya incorporan suspensión en la horquilla delantera. La relación de marchas suele ser más amplia que las urbanas. También permiten incorporar con facilidad alforjas y porta-equipajes.

* Mountain Bike: entramos ya en una modalidad más deportiva y, por lo tanto, agresiva tanto en su cuadro como en la altura del manillar. Con unas cubiertas más anchas que nos permitirán ir con más seguridad por caminos de tierra o con piedras, pero que rodarán peor en terreno asfaltado, al tener una mayor fricción. Suelen incorporar frenos de disco y suspensión en la horquilla delantera. Con una relación de cambios muy amplia, pueden ser perfectas para trayectos con muchas cuestas, así como para desplazamientos más largos por su resistencia. Requieren un mayor mantenimiento.

* Carretera: la versión más agresiva en cuanto a geometría de todas, así como en el tipo de rueda, de gran radio y muy estrechas, que permiten poca fricción y más velocidad. Perfecta para combinar con un uso de ocio o deportivo por carriles bici o carretera. La posición y el tipo de sillín harán que el proceso de adaptación de los que compren por primera vez esta modalidad de bicicleta sea más lento. También suelen contar con una amplia relación de marchas. Ideales para distancias muy largas en las que no pasemos por caminos de tierra.

* E-bike: el boom de las bicicletas eléctricas (que te explicamos en este post) también tiene su explicación a la hora de considerarlas el elemento de transporte ideal para ir a trabajar. La ayuda que supone el motor eléctrico disminuye el esfuerzo de pedaleo y, en consecuencia, la transpiración, un elemento importante a tener en cuenta. Encontraremos e-bikes de todo tipo en el mercado, por lo que, a las características que habíamos citado de cada modelo de bicicleta, le incorporaríamos la ventaja de esa asistencia eléctrica.

Organización

Ya tienes tu bicicleta pero...nunca has ido en bici a trabajar y te surgen miles de dudas! Cómo tengo que llevar la ropa de trabajo, qué horarios tengo que seguir para no llegar tarde y no tener que correr, qué rutas debo seguir... antes de empezar a utilizar la bicicleta como medio de transporte para ir al trabajo planifica todos esos detalles. La infraestructura de tu empresa y de tu ciudad también marcarán los pasos de esa organización. Contar, por ejemplo, con vestuarios, duchas y taquillas, facilitará que puedas decidirte a ir en bicicleta al trabajo y te hará más sencilla la gestión de tu ropa.

Seguridad

* Casco: en el casco urbano no estarías obligado a usarlo pero...¡¡úsalo!! Es nuestra recomendación. Protege tu cabeza ante cualquier caída o incidente. Usa la bicicleta, ¡pero hazlo de modo seguro!

* Mantenimiento de la bicicleta: conservar en buen estado la mecánica de tu bici evitará que tengas problemas y caídas, reducirá las probabilidades de sufrir pinchazos...

* Ruta: este apartado merece un punto y aparte en la seguridad para ir en bicicleta al trabajo. Analiza cuál es la mejor ruta para desplazarte desde tu hogar. Busca las carreteras y caminos que tengan menos tráfico, que cuenten con un carril bici, a poder ser segregado de los coches, y en las que te encuentres con menos semáforos, cruces...más adelante te damos algunos consejos específicos.

* Normativa de tráfico: imprescindible para tu seguridad. ¿Sabes cuál es la normativa para andar en bicicleta por ciudad? Conoce y respeta esas normas de tráfico.

* Señalización: señaliza todos tus movimientos en bicicleta con antelación y claridad. Ayudará a que los vehículos puedan anticiparse a tus movimientos y evitar una colisión.

* Iluminación: recuerda incorporar luces traseras intermitentes y, no estaría mal también una luz delantera. En cualquier momento, por la hora del día y por la climatología, puede haber unas condiciones de visibilidad adversas. Aumenta tu seguridad con esas luces.

* Precaución: puedes respetar las normas, ir con casco, señalizar pero...nunca está de más ir con un punto extra de precaución. Cuidado con los coches aparcados que puedan abrir de repente una puerta, con otros vehículos que se puedan cruzar de manera inesperada...mejor perder unos segundos que tener un susto.

Equipamiento

* Ropa: utiliza ropa cómoda y adaptada a la bicicleta para utilizarla como medio de transporte. Cuanto mayor sea la distancia del desplazamiento más importante será que utilices un culotte y maillot para ir en bici. Del mismo modo, unas zapatillas con calas serán un elemento muy útil cuando ya tengas experiencia y tengas que recorrer grandes distancias. Recuerda llevar una prenda impermeable por si hay alguna inclemencia del tiempo que te coja desprevenido.

* Herramientas y recambios: si has hecho un correcto mantenimiento de tu bicicleta reducirás las reparaciones y pinchazos durante cada trayecto, pero siempre estamos expuestos a sufrir alguno de estos inconvenientes. Recuerda llevar cámaras de repuesto, desmontables, bomba de hinchar y alguna multi-herramienta que te permita ajustar el sillín y otros elementos de la bicicleta.

* Elementos de la bicicleta: alforjas, cestas, timbres, retrovisores, luces...no olvides equipar tu bici con las cosas imprescindibles para tu confort y seguridad.

Ruta

Como habíamos indicado, hacemos un punto y aparte para la ruta entre tu hogar y tu centro de trabajo.

* Distancia: el número de kilómetros marcará el tipo de bicicleta que sea más adecuada para comprar y usarla para ir al trabajo, así como el equipamiento que debes ponerle.

* Tiempo: ¿sabes la ruta más rápida pero...es la más segura? Prioriza tu seguridad antes que ahorrar unos cuantos minutos o segundos.

* Desnivel: si has ido alguna vez en bicicleta, sabrás que es un elemento muy a tener en cuenta. Intenta encontrar una ruta lo más llana posible y sin grandes rampas.

* Previsión: intenta hacer esa misma ruta para ir a trabajar en días de poco tráfico y, a poder ser, con algún compañero experimentado. Así te podrás fijar mejor en todos los puntos conflictivos y estudiarlos para hacer más segura tu ruta.

* Información: posiblemente tu municipio o localidad tiene mapas públicos con la red de carriles bici y de carreteras adecuadas para el ciclismo. Busca online recomendaciones de otros ciclistas de tu zona y planifica la ruta más segura.

DEJA TU COMENTARIO